Lo que yo quiero decir es América Latina...

Lo que yo quiero decir es América Latina...

viernes, 18 de abril de 2008

Un alto en el camino

Después de recorrer más de 3500 kilómetros en bicicleta, atravesar Colombia, toda Venezuela y una parte de Brasil, solo me quedar decir: gracias. Infinitas gracias a todas las personas que me han ayudado en el camino. Han sido días cargados de una extrema belleza donde la mano fraternal de la gente aparece y te ayuda en esos momentos que creíste todo perdido. Desde un pedazo de pan hasta un fraternal albergue y hasta eso tan extrañamente útil llamado dinero he recibido en todo el trayecto. Imposible olvidar a cada una de las personas que me han tendido la mano. A los buenos curiosos que preguntan, se admiran y quieren hacer algo porque el camino continúe. Al hombre camino de Bucaramanga que me ofreciera un espacio en la tarde, a Alfonso en la ciudad de Pamplona con su pastel y ayuda para el hotel, a la familia Pinzón y Carvajal en Colombia. A los empujones del camino. Recuerdo en Venezuela al tipo que me dijo: Ey Chamo para dónde vas?, monta la bicicleta. A la gente que a lo largo del recorrido llena mis termos con fría agua porque saben que la necesito. Al pueblo de Venezuela que sabe muy bien aquella frase que dijera aquel loco Argentino viajero y soñador, el Che: “La Solidaridad es la ternura de los pueblos”, Venezuela entonces sabe bastante de ternura. A todas las familias Venezolanas que abrieron sus puertas, sus corazones y pudimos compartir conversaciones y meriendas. A los que tocaron sus bocinas en señal de apoyo cuando me vieron desde sus autos en la carretera. A la policía Venezolana que supo ser tan humana y que derrumbo mis pre conceptos hacia ellos. A los bomberos de Tumeremo. Al paisa Don Carlos por recordarme la tierrita y su suprema ayuda. A Don Miguel por el amor a la bicicleta. Al hombre que me regalo 6 naranjas peladitas y listas para comer antes de llegar a nova colina. A las escuelas solidarias de Brasil por regalarme una noche y un plato de comida.
Y unas gracias enormes a ustedes que leen esto, a todos los que han podido dejar sus mensajes de apoyo en esta página, que significan tanto tanto para mí y me hacen saber que no viajo solo, son palabras que alimentan tanto como el pan y pagan tantos hoteles como un buen fajo de billetes. Sigamos pues, todos ustedes y los que quieran sumarse a este transparente viaje para construir puentes que nos comuniquen en esta, toda, nuestra AMÉRICA LATINA.
Hasta siempre mis compañeros de viaje, que sigan la comunicación y los pedalazos. Nos vemos en la próxima curva.

3 comentarios:

mo dijo...

TObrigada eu!
Obrigada por tar muito perto d meu!
Tomara que a gente continue assim, sempre trocando gestos de amizade e consideração.

Lembra cara… força de vontade!
Meu menino,beijosssss e um abraço forteeeeeeeeeee

Chelsea404 dijo...

Hola campeón! hace ya algunas oportunidades he estado leyendo acerca de tu peregrinar por América Latina. Me llamó la atención especialmente porque tu salida es de mi amada Colombia y tu rodar te trajo de paso por Venezuela, mi ahora lugar de estadia. Es grato saber que aun contamos, en este nuestro mundo, con "soñadores de hechos concretos, de acción". Me he podido transportar a través de esas fabulosas historias de recorridos, de novedades, de cada persona, de cada sitio y las magnificas fotos que son apenas una aproximación de lo que para ti es ahora un vivo recuerdo. Sigue adelante, muchos estamos siguiendo tus pedalazos... seguiremos en comunicación!

TROYANA dijo...

Las gracias fraternas, son las que frotan del espíritu enardecido de corazón; de sangre, de fuerza. Es bello sentir de cuando en vez, en este mundo tan extrañamente humano, la verdadera gratitud.